artículos

Calentito en mi buzón: la nueva Revista Eñe ha llegado.

                                     

Sábado, 17 de junio. 28 grados centígrados a las nueve y media de la mañana. Salgo a comprar fruta al mercadillo. Por lo visto no soy la única que ha pensado que, madrugando un poco, el puesto de frutas y verduras estaría despejado de clientela. Pero hoy mi pueblo rebosaba de sentido común 🙁 y la cola de la verdura te llevaba amorosamente hasta el pleno solazo.

Antes de volver a casa con mis vitaminados tesoros (paraguayos, un melón enorme, media sandía, aguacates con pinta de mejor habérselos comido ayer, ay, ay, etc.) me paso por el buzón a ver si hay novedades, y yuhuuuu: ¡las hay! Pequeño pero gordito, recio y repleto de estupendas firmas, me espera el nuevo ejemplar de la Revista Eñe. http://revistaparaleer.com/  

Ciertamente, internet está repleto de blogs y nuevas revistas literarias y uno no sabe muy bien en qué lugar quedarse para pasar un buen rato (por cierto, si estás aquí, me siento afortunada por tu visita). Personalmente, navego a menudo buscando ese lugar para quedarme y uno de mis preferidos es revistaparaleer con su Ring y su Cosecha Eñe, un premio para escritores del Club Eñe. Ahí estoy, qué menos que intentarlo. El hecho es que este premio que ya cuenta con diez ediciones está consiguiendo volcar sobre el papel el talento de un puñado de nuevos escritores y escritoras de altísimo nivel.

El ejemplar pasado versaba sobre el conflicto y he tenido que tapar a menudo su portada para no tener que encararme con ese perro enfurecido. Se titulaba El conflicto y en él he disfrutado de las magnificas plumas de  Daniel Ruiz García o Antonio Orejudo, sobre quien espero escribir pronto un post pues su libro Ventajas de viajar en tren me hechizó profundamente. Pero quien realmente me ha cautivado y para siempre ha sido la escritora Lea Vélez (http://viudasenred.blogspot.com.es/2017/01/eres-hiper-o-eres-hipo.html#comment-form).

Dios, ¿cómo se puede escribir tan bien? Su relato Shibboleth es simplemente maravilloso y me ha llenado de perplejidad: es profundo por descontado, rápido y lento, te hace volar y volver al suelo, una y otra vez. Dicho de otra manera: Lea Vélez hace lo que quiere con las palabras.

Y hoy ha llegado mi segundo ejemplar, con el que la revista celebra sus 50 números. El título me ha cautivado: Soy lo que no soy. Si va de lo que creo que va, creo que esto me va a cautivar. Y si va de otra cosa, también.

PD: gracias a mis ojitos por posibilitarme tan buenas lecturas, que os lo digo poco.

 

Comparte:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *