UN HOTEL FRENTE AL MAR

Melanie Pérez Fotografía En plácida armonía, ancianos y gatos dormitaban en el gigantesco hall del hotel a merced de una brisa marina con intenciones de galerna. Ancianos los clientes y muchos de los camareros y empleados, en ocasiones indistinguibles los unos de los otros. Pero todos ellos tenían en común esa felicidad en el rostro…

Comparte: