KILÓMETRO SIETE

Tweet El cretino de Emilio me adelantó en el kilómetro siete, quién lo diría, con esa barriga lorcera que él denominaba tópicamente la curva de la felicidad. Hasta sus palabras eran repetitivas y cansinas, cansino para todo, como nuestro matrimonio roto cuatro años antes de la ruptura definitiva. El adelanto se produjo al final de…

Comparte: