RUTINA

Ana Gil Palma se quitó la vida el día en que no soportó más el tedio de tener que vestirse todas las mañanas. Sentada al borde de su cama con un calcetín en cada mano, miró sus pies desnudos y después el armario abierto frente a sí. Las uñas de sus pies lucían una laca…

Comparte: